El Coliseo verde en la selva

Lunes, 7 Noviembre 2016

“El sistema hidroeléctrico de Apiacás tiene una capacidad de 490 GWh por año. Una cantidad de energía suficiente para satisfacer las necesidades de 200 mil familias brasileñas.”

Construir juntos el futuro 

Sitios como Apiacás exigen el máximo respeto. Por eso hemos creado un modelo de planificación participativa con la población local de la amplia área donde surgen las tres plantas.

Incluso antes de abrir el sitio de las obras visitamos las comunidades y aldeas de la región para abrir un diálogo con los habitantes de este rincón de la Amazonia.Todos los días escuchamos los intereses de las poblaciones para mejorar las exigencias, comprender las necesidades del territorio y las mejoras que hay que introducir.


“Las tres centrales de pasada producen energía para la creciente demanda en la región y se construyeron escuchando las ideas y necesidades de la población local.”

Nuestro amigo el perezoso

El municipio de Alta Floresta comparte con el resto de Mato Grosso y la Amazonia un récord único: hospeda aproximadamente la mitad de las especies animales y vegetales de todo el planeta.

Una mañana, durante un día normal de trabajo, nuestros trabajadores e ingenieros encontraron un pequeño perezoso posado entre los andamios. Parecía haber perdido su camino a casa y que esperaba una ayuda para encontrarla. La noticia corrió de inmediato por el sitio y el simpático intruso fue "adoptado" por nuestros colegas que de inmediato advirtieron a los responsables de medio ambiente y seguridad. También llegó el veterinario para un examen, y luego nuestro amigo fue llevado de nuevo en el bosque.

“Monitoreamos la zona de Apiacás, controlando y catalogando todas las especies encontramos para garantizar y proteger la biodiversidad de este recurso natural inestimable.”

Escuchar el respiro de Amazonia

Nuestra obra a lo largo del Río dos Apiacás funcionó con energía limpia gracias a una instalación fotovoltaica no conectada a la red que dio energía a las máquinas y oficinas durante toda la obra.

Ahora que se ha completado la construcción del complejo hidroeléctrico, el campo solar contribuye a la producción de energía renovable generada en toda la región.

El final de los trabajos de construcción marcó el primer el primer paso de nuestro viaje, junto con las poblaciones de Mato Grosso. Hoy en día trabajamos para producir la energía que sirve para el desarrollo de la zona y seguimos recorriendo el territorio para planificar actividades de reforestación, lanzar iniciativas para mejorar la infraestructura esencial para la población y los servicios educativos.

Para conocer la Amazonía hay que vivirla. Nosotros seguimos escuchando su respiro.