Nova Olinda, la tradición de las quilombolas y la creación de valor compartido de EGP

Publicado jueves, 3 de enero 2019

“Cuando llegamos nos dimos cuenta de que no había muchos profesionales cualificados. Por eso emprendimos una gran acción social y conseguimos formar a 372 personas que han contribuido al éxito del proyecto.”

– Igor Cunha, Enel Installation Supervisor

Para las personas que participaron en la construcción del parque, Nova Olinda representa la ocasión para ser protagonistas de la vida de sus comunidades y empezar a forjar el renacimiento económico y social del estado de Piauí, uno de los más pobres de Brasil. 

“Soy hijo de la región, hijo de las comunidades tradicionales. Y eso es en lo que creemos, en un proyecto que permite hablar con las comunidades, con los actores sociales y con los representantes municipales, con todas las personas implicadas.”

– Waldir de Souza (Kina), Administrative Officer

Además de los cursos de formación, EGP también ha impulsado varios programas de educación, no solo relacionados con la energía solar, sino también con el respeto del medio ambiente y con la valorización de la cultura y de los derechos de los quilombolas.

La sostenibilidad está en la reutilización

Estreito y Eliezer son dos quilombos que se encuentran a unos 25 km de distancia del parque. Dona Maria de Lourdes es la mujer más anciana de los dos pueblos, respetada y escuchada por todos.

En la actualidad, Dona Maria representa sin embargo la esperanza en el futuro y se le ha dedicado la nueva plaza creada gracias a un proyecto CSV de EGP.

Más en concreto, la plaza se ha construido con la madera sobrante de las obras del parque, gracias al trabajo de 150 voluntarios de EGP y de las empresas colaboradoras, que transformaron los pallets y las bobinas en vallas, bancos y juegos, ofreciéndoles a ambas comunidades un nuevo espacio en común donde los niños pueden jugar y los adultos pueden hablar. 

“Creemos que la creación de valor compartido empieza en el respeto de la cultura y de la identidad de las poblaciones locales. Ahora que han terminado las obras esperamos que la comunidad adopte los conocimientos adquiridos y que el territorio esté listo para desarrollarse. ¡Eso significa ser sostenibles!”

– Bianca Mazurec, especialista en sostenibilidad de Enel

El proyecto de la plaza de Estreito y Eliezer se ha realizado también con éxito en las comunidades de Saco / Curtume, un ejemplo de cómo los proyectos de sostenibilidad, así como las tradiciones de los quilombolas viven gracias al alma de los territorios.