• {{currentSearchSuggestions.title}}
  • {{currentSearchSuggestions.title}}

El jardín de Chinampas

5 min.

El jardín de Chinampas

Ha finalizado el proyecto de renovación de uno de los lugares históricos de encuentro del poblado de Chinampas. Una iniciativa que responde a los Objetivos de desarrollo sostenible publicados por la ONU (ODS) y a nuestro modelo de creación de valor compartido.

{{ item.title }}
{{ item.content }}

De fondo, los aerogeneradores del parque de Palo Alto que, inaugurado hace un año, proporciona 129 MW de energía limpia al Estado de Jalisco, en el corazón del altiplano mexicano. En el valle, el municipio de Chinampas, cuya economía se basa en la ganadería y que cuenta con un pasado admirable.

Su jardín, un término usado coloquialmente en México para describir los parques utilizados como espacio de reunión, ha sido el centro de la vida cultural y del ocio de la comunidad.

El Jardín de Chinampas vivió un período de esplendor cuando el municipio se encontraba en el Camino Real de Tierra Adentro, conocido también como Camino a Santa Fe. Un recorrido de 2.560 km entre Ciudad de México y San Juan Pueblo (en la actualidad conocido como Ohkay Owingeh, en Nuevo México, Estados Unidos), una especie de «Ruta de la seda» americana usada para los intercambios comerciales entre 1598 y 1882.

Durante el período colonial, a lo largo de este camino surgieron todo tipo de posadas y hospederías para viajeros y comerciantes que intercambiaban principalmente plata, otros minerales y piedras preciosas.

En la actualidad, la parte estadounidense del recorrido está considerada recorrido histórico y la zona en territorio mexicano está incluida en la lista de los lugares Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 2010.

La historia más reciente es, sin embargo, menos atractiva. Esta ruta cayó en desuso y el Jardín de Chinampas, lugar lleno de vida y energía, fue apagándose poco a poco hasta quedar abandonado por completo.

 

Recuperar el patrimonio histórico.

Conocer esta parte de la historia es importante para entender las razones que condujeron al proyecto de reconstrucción de esta zona de la ciudad, símbolo de un pasado histórico rico de intercambios, no solo comerciales sino también humanos.

Cuando llegamos al municipio de Ojuelos, donde está ubicado Chinampas, para poner la primera piedra del parque eólico de Palo Alto, en 2016, el marco con el que nos encontramos era desolador. Fue entonces cuando entablamos los primeros contactos con la junta municipal de Chinampas y con el gobierno de Jalisco para recuperar lo que durante siglos fue el corazón de la vida comercial, social y cultural de la zona.

 

"El valor principal de esta iniciativa es que nació y se ha desarrollado en colaboración con la comunidad de Chinampas y las autoridades locales. Trabajando juntos conseguimos recuperar un espacio de reunión destinado a actividades educativas y culturales, un lugar que había estado abandonado e inutilizado durante años y que actualmente vuelve a estar lleno de vida."
Óscar Salcido, Responsable de Sostenibilidad en México y América Central

 

Junto con el Gobierno, hemos participado en un 50 % en las obras de renovación, destinando 50.000 dólares estadounidenses. Esta inversión ha permitido reconstruir la antigua glorieta central, la renovación del verde público y la creación de un parque de juegos para niños.

 

Crear ciudades sostenibles

Con este proyecto prosigue nuestro compromiso para lograr los 17 Objetivos de desarrollo sostenible promulgados por la ONU. Más en concreto, la restructuración del Jardín de Chinampas responde a dos objetivos específicos: garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades (3) y lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles (11).

Los espacios públicos constituyen lugares de encuentro, de socialización, de intercambio de experiencias y tienen un efecto positivo sobre las costumbres, el estilo de vida y la solidaridad de las comunidades, además de funcionar como estímulo para la organización de eventos culturales y lúdico-didácticos.

Por esta razón, rediseñar lugares públicos, siempre con la perspectiva de la sostenibilidad, para que las ciudades sean más vivibles, devolviendo a las personas el lugar de encuentro es uno de los objetivos imprescindibles de Enel Green Power.

 

"Cada paso de nuestro trabajo está guiado por el modelo de Creación de Valor Compartido, partiendo de la voluntad de una escucha atenta de las necesidades de las comunidades con las que trabajamos."

 

La presencia de Enel Green Power en la zona representa un enorme beneficio para la comunidad local. 

El parque eólico, con sus 129 MW de capacidad instalada, aporta un beneficio considerable para el medio ambiente, ya que en un año se ha registrado una reducción de 163,083 toneladas en las emisiones de CO2

Por otro lado, los 1.863 habitantes de la comunidad disfrutan en la actualidad de un nuevo lugar donde pasar tiempo juntos, recordando tal vez la gloriosa historia de Chinampas.

Este portal contiene cookies analíticos y de elaboración de perfil, propios y de terceros, para enviarte publicidad en línea con tus preferencias. Si quieres saber más o negar algún consenso a los cookies, consulta la política de cookies. Acepta y cierra