EGP patrocina el proyecto "Tras las huellas de los glaciares" para presenciar el cambio climático
  • {{currentSearchSuggestions.title}}
  • {{currentSearchSuggestions.title}}
{{navigationCta.name}}

EGP patrocina el proyecto "Tras las huellas de los glaciares" para presenciar el cambio climático

6 min.

EGP patrocina el proyecto "Tras las huellas de los glaciares" para presenciar el cambio climático

Ha concluido la quinta expedición del proyecto fotográfico-científico de Fabiano Ventura para estudiar el estado de salud de los grandes glaciares de la Tierra, con Enel Green Power siempre a su lado en esta lucha contra el cambio climático para promover el desarrollo sostenible.

{{ item.title }}
{{ item.content }}

Los glaciares de las grandes cadenas montañosas de la Tierra están disminuyendo poco a poco. Y el Himalaya tampoco es inmune a la transformación producida por el cambio climático actual en nuestro planeta. Tras haber transcurrido cuatro meses entre los picos y el hielo de la «morada de las nieves», la quinta expedición de «Tras las huellas de los glaciares», el proyecto fotográfico-científico de Fabiano Ventura ha llegado a esa conclusión.

Durante la quinta expedición, que se inició el pasado mes de abril, Fabiano Ventura y su equipo, compuesto por el geólogo Andrea Bollati y el director de documentales Federico Santini (además de los imprescindibles sherpas), han explorado la parte de la cadena del Himalaya que se encuentra en la frontera entre Nepal, India y China, comparando el estado actual de los glaciares con las imágenes tomadas durante algunos de los grandes viajes que llegaron en el pasado a la zona del Everest y del Kangchenjunga, respectivamente la primera y la tercera montaña más altas de la Tierra.

Más en concreto hablamos de la expedición de 1899 del alpinista inglés Douglas W. Freshfield, en la que participó también el fotógrafo italiano Vittorio Sella, y de aquellas en las que participaron en los años veinte y treinta George Mallory y Edward Oliver Wheeler, unos de los primeros británicos que vieron con sus propios ojos el Everest. Hoy las fotografías recopiladas durante estos históricos emprendimientos se encuentran en los archivos de la Royal Geographical Society de Londres y representan, quizás inesperadamente para aquellos que las tomaron, una fuente fundamental para entender cómo, el cambio climático en progreso, está cambiando nuestro planeta, ralentizando la posibilidad de un desarrollo cada vez más sostenible.

Escalando por las cimas y los hielos del Himalaya, Ventura y su equipo alcanzaron a principios de junio el campo base del macizo del Kangchenjunga, situado a 5.150 metros, en las faldas del tercer pico más alto del planeta. Fue desde este punto donde Fabiano Ventura sacó una foto de la montaña en el mismo lugar en el que hace 119 años Vittorio Sella inmortalizó el imponente glaciar. En poco más de cien años, las diferencias son enormes. 

 

“Incluso a simple vista comparando la imagen histórica con la visión del glaciar en la actualidad, es evidente la enorme transformación del paisaje. El glaciar llegaba unos 200 metros más abajo y se situaba entre las dos enormes morrenas que también han desaparecido debido a la caída de la masa de hielo”

– Fabiano Ventura, fotógrafo medioambiental

 

Una vez pasado el tercer pico más alto del planeta, el equipo se dirigió hacia el oeste, hacia el Jannu, la enorme montaña de casi ocho mil metros conectada con el Kangchenjunga por una loma.  Ante la majestuosidad del Jannu, Ventura sacó otra foto, también desde el mismo lugar en el que lo hizo Sella hace poco más de un siglo. 

 

“Todo coincide con la fotografía antigua excepto la lengua del glaciar, que en la actualidad se encuentra a más de un kilómetro respecto a la posición de 1899. Por otra parte, comparando las fotos podemos notar que el glaciar se ha reducido en más de 200 metros dentro de sus morrenas laterales, que al tratarse de restos rocosos han permanecido más o menos en la misma posición. El resultado de la comparación es impresionante, las imágenes hablan por sí solas”

– Fabiano Ventura, fotógrafo medioambiental

 

{{ item.title }}
{{ item.content }}

Una vez finalizadas las investigaciones en el Kangchenjunga y en el Jannu, entre finales de junio y principios de julio la quinta expedición de «Tras las huellas de los glaciares» se dirigió hacia el Everest, la montaña más alta del planeta. El campo base del «techo del mundo» está situado por encima de los 5.500 metros, una altitud que hace que incluso las acciones más simples provoquen un gran cansancio.

Por esa razón, el grupo decidió no continuar más allá de los 6.000 metros tal y como se había previsto en principio, y concentrarse más bien en el siguiente objetivo, el Cho Oyu. Antes de abandonar el Everest hubo tiempo para sacar otra foto más del glaciar Rongbuk, situado en la parte norte del pico. 

 

“Tal y como esperábamos en la mayoría de los glaciares del Himalaya la pérdida de masa ha ocurrido en el espesor. En el centro de la lengua principal del glaciar Rongbuk se ha creado un enorme lago glaciar, consecuencia evidente del deshielo de la superficie. Estos lagos pueden suponer un peligro para las poblaciones de los valles debido a la posible rotura de las presas y a las posteriores inundaciones repentinas”

– Fabiano Ventura, fotógrafo medioambiental

 

Veinte kilómetros al oeste del «techo del mundo», el Cho Oyu se alza como una pirámide de roca de más de ocho mil metros. En sus faldas, el glaciar Gyarag también ha sufrido parcialmente el deshielo, creando en la parte baja del valle un lago. La zona del Cho Oyu fue muy difícil de atravesar para la expedición, lo que obligó al equipo a cambiar continuamente de planes, que además se vieron afectados por el tiempo impredecible, el escarpado terreno y por la falta de acuerdo con los operadores locales.

De todas formas, también en el Cho Oyu Fabiano y su equipo consiguieron cumplir con su misión fotográfica científica, uno de los últimos esfuerzos antes de emprender —el 29 de mayo— la vuelta hacia los frondosos valles de Nepal desde donde sale la carretera hacia Katmandu, para volver desde allí a Italia y demostrar el impacto del cambio climático «tras las huellas de los glaciares».

Contenidos relacionados

Esta página web utiliza sus propias cookies de análisis y creación de perfiles, así como las de terceros, para enviarte publicidad de acuerdo con tus preferencias. Al cerrar este banner, desplazarte por esta página, hacer clic en un enlace o navegar de cualquier otro modo, aceptas el uso de las cookies. Si quieres recibir más información o denegar el consentimiento para todas o algunas cookies, consulta la política de cookies. Aceptar y cerrar