La Silla: donde la innovación hace que el sol más eficiente

Viernes, 28 abril 2017

“La Silla es una de las plantas de EGP más proyectados en el futuro. Y las tecnologías innovadoras que hemos elegido para la prueba ya están dando los primeros confirmaciones, sólo seis meses desde el inicio del campo solar.”

La innovación a la frontera mundial

En la cima del Cerro de La Silla hay uno de los observatorios astronómicos más importantes del mundo donde la NASA descubrí los 7 nuovos pianetas gemelos de la Tierra fuera de nuestro sistema solar.

Para alimentar a pocos kilómetros de distancia los telescopios del European Southern Observatory (ESO), hay nuestro campo fotovoltaico, un laboratorio al aire libre donde se combina el uso de módulos bifaciales y smart con electrónica de bordo con los convencionales, por hacer la prueba en el mismo sitio el rendimiento de las tecnologías innovadoras en comparación con las convencionales.

Para realizar el campo de La Silla hemos juntado nuestra mejor experiencia en el sector solar combinando la experiencia de la función Ingeniería y Construcción y la función de di Operation and Maintenance con la del equipo de Innovación. Un esfuerzo de equipo que en los 4 meses de construcción ha comprometido más de 100 personas.

“La Silla fue un proyecto con muchos retos interesantes desde un punto de vista técnico. La innovación y el desarrollo de las energías renovables representa la identidad de Enel Green Power.”

– Juan Francisco Mateo García, Solar Project Engineer - Ingegneria & Costruzioni EGP

Donde el sol es "más eficiente"

Cuando pusimos en funcionamiento la planta de La Silla, en septiembre de 2016, se estimó que los paneles innovadores pudieran aumentar la generación de energía entre un 5% y un 10% en comparación con una planta fotovoltaica tradicional del mismo tamaño.

Los módulos bifaciales instalados en La Silla son capaces de explotar la reflexión de la luz y capturar la energía también en el lado no expuesto directamente a los rayos del sol. Los instalamos con un sistema de tracker uniaxial que le permite seguir el sol de este a oeste, desde la salida hasta la puesta del sol, y también ayuda a reducir la acumulación de arena y de suciedad en la superficie del módulo.

“Los datos recogidos hasta hoy en los experimentos de módulos bifaciales nos reservaron una sorpresa: su nivel de producción promedia es de más del 12% de la de los paneles más populares en el mercado.”

En seis meses desarrollamos más de 75 millones de informaciónes para monitorear cada hora las performance de los módulos individuales: Big Data recopilados y analizados para confirmar las hipótesis con los hechos.

Nuestra innovación creó una especie de puente digital, que consiste en un flujo continuo de información, que cruzó el Océano Atlántico poniendo en comunicación la instalación la planta del Cerro de La Silla y Enel Innovation Lab de Catania, puesto al pie de una otra montaña, el monte Etna, en Sicilia (Italia).

Quien bien comienza tiene que continuar

Los resultados del trabajo realizado en septiembre de 2016 hasta hoy son más que satisfactorios, pero los que han visto el nacimiento y crecimiento del laboratorio al aire libre de La Silla saben cuánto esfuerzo requiere el llevar adelante proyectos innovadores.

“La innovación pasa por la experimentación: hacer las pruebas de nuevas soluciones permite explorar al máximo todas las características de las nuevas tecnologías e identificar las ventajas y desventajas.”

– Agnese Di Stefano, especialista en soluciones innovadores IBO Solar di EGP

Tenemos ante nosotros un largo camino por recorrer. Nos esperan millones de datos para recopilar y procesar, días ​​bajo el sol abrasador del desierto de Atacama y miles de kilómetros que cubrir para ir y venir de La Silla a la ciudad más cercana donde poder pasar la noche.

“Aquí en Chile estamos trabajando juntos para descubrir más y más sobre los resultados de La Silla en la esperanza de que el rendimiento puede ser perfectamente escalable en otros sistemas.”

– Juan Pedro Alonso, PM Innovation Projects EGP Cile

El reto para el futuro de la energía solar que lanzamos desde este remoto rincón del desierto de Atacama continúa y los primeros resultados nos dicen que nos atrevimos mucho, pero elegimos el camino correcto.