Más verde que Amazonas

Martes, 9 de mayo 2017

“Todos los días nos encontramos e interactuamos con la gente local para mejorar las necesidades, comprender las necesidades del territorio y las mejoras que se harán.”

Incluso antes de iniciar las obras de construcción, visitamos las comunidades y pueblos de la región para abrir un diálogo con los habitantes de este rincón de la Amazonía, porque cada decisión tiene que crear valor para todos.

En 26 meses en estrecho contacto con la población local aprendimos mucho. Y tratamos de devolver el favor. Con la participación de las comunidades locales y el intercambio de ideas, hemos creado un modelo de planificación participativa.

Nuestro diálogo también se convertió en un curso de formación en todo, de donde provienen materiales educativos para aumentar la información del proyecto sobre las plantas y animales de la zona, sobre cómo proteger el medio ambiente.

En la construcción de las plantas de agua tomamos medidas y tecnologías que han reducido el impacto ambiental e implementado proyectos de desarrollo para las comunidades locales: proyectos de conservación de la biodiversidad, programas de reforestación, las iniciativas de infraestructura, campañas de sensibilización, cursos de entrenamiento.

Vamos a dar los números

Las cifras nos ayudan a contar cómo los veterinarios y biólogos están preocupados por la preservación de la flora y la fauna. Ellos protegieron y se cargaron de más de 1000 ejemplares de 141 especies de animales. Antes del inicio de cada obra de construcción, supervisamos las áreas para garantizar la seguridad de los animales y las personas.

“Creamos un pequeño hospital veterinario para dar cabida a los animales que llegan en el sitio de construcción y un área de patio en donde se pueden acoger antes de llevarlos de nuevo en el bosque.”

Algo muy similar ocurrió con el río: los biólogos recuperaron los peces - más de 100.000 ejemplares de 102 especies – para reubicarlos en un lugar seguro. Y ha habían casos en que, dado el tamaño, no fue suficiente una persona para transportar uno de ellos.

El seguimiento y el estudio de la fauna local nos ha permitido identificar y catálogar: 334 especies de aves, 87 especies de reptiles y anfibios, 76 especies de mamíferos, 64 especies de peces. Por no hablar de la flora local: se pusieron a salvo más de 63.000 especímenes de plantas epifitas. Más conocidas como plantas de aire, que son los que viven sobre otras plantas - como el musgo y helechos - típicas de los bosques tropicales y subtropicales.

Atenção! Hay el zorro delo bosque

Habita bosques y praderas de América del Sur, tiene una capa de color gris-marrón y vive de noche. Y por encima puede cruzar de repente las calles de parque Apiacás.

“El cachorro do Mato, o zorro de los bosques, es un animal que a menudo puede econcontrarse involucrado en accidentes con vehículos que caminan por carreras rojas de Mato Grosso.”

Todo el sitio de Apiacás ha sido equipado con signos específicos para los conductores. El proyecto adopta una velocidad controlada y educa a una conducción segura todos los trabajadores que se han sensibilizado a la preservación de la fauna local y trabajan juntos para la reubicación de los animales en lugares seguros, lejos de los vehículos. La participación del equipo es la clave para lograr el éxito.

El futuro es brillante, pero ... Verde!

Para ver lo que será mañana, partimos del último presupuesto. Si consideramos solamente el año 2016, el complejo de Apiacás reutilizó cerca de 14 toneladas de madera utilizada en la construcción; 50 tipos de metales y otros sobras de las obras de construcción se reciclaron; 21 toneladas de aceite se encuentran ahora en la fase de recuperación.

Más de 1000 semillas de 95 especies diferentes de plantas se conservaron y se donaron a un vivero en el que crecen y se preparan para la reforestación. Enel Green Power está contribuyendo al proceso de la eficiencia local en la producción de semillas.

“La protección de la flora de Apiacás ha hecho una importante contribución a la investigación en Brasil: más de 500 especies fueron identificadas e incluidas en la colección científica universitaria a disposición de los investigadores.”

El trabajo continúa: estamos llevando a cabo el seguimiento de animales a través de un sistema de cámaras para localizar los grandes mamíferos del bosque. Hay especies en peligro de extinción o amenazadas, otras lo reducen. Al verlos nos podemos ayudarlas.

Es imposible seguir siendo los mismos después de estar aquí. Llegamos en Mato Grosso conscientes de tener que hacer mucho para respetar al medio ambiente. Pero fue sólo el principio. El futuro de los bosques y la protección de sus especies sigue dependiendo mucho aquí también.