La planta que "transforma" el sol en muebles y juguetes

martes, 11 julio 2017

“Hemos recogido y distribuido madera a veinte organizaciones locales diferentes, cuatro de las que constan sólo de mujeres, para que puedan reciclar de manera creativa y útil para las comunidades.”

Las bobinas se convertieron en macetas, camas, mesas, pupitres, tablas de planchar y diversos tipos de muebles. Las escuelas envolucradas en el proyecto han utilizado la madera para hacer actividades creativas y de formación con más de 230 estudiantes. Una empresa de carpintería amplió los espacios de taller para ocupar la nueva gente y ser capaz de esta manera de tratar y poner los muebles producidos en el mercado.

No sólo capacidad instalada

La experiencia de Adams es un ejemplo de nuestra modalidad de sumergirnos en situaciones en las que operamos, a través del diálogo con las comunidades locales y sus necesidades particulares.

“Sudáfrica es un laboratorio de ejemplos y proyectos que llevana cabo nuestro modelo de Creación de valor compartido de Enel Green Power.”

Cerca de nuestra planta solar Tom Burke, a pocos kilómetros de la frontera entre Sudáfrica y Botswana, hace tiempo que logramos establecer la colaboración con la ONG Mothers2Mothers para un programa de formación y prevención dedicados a más de 2000 madres jóvenes y las mujeres embarazadas enfectadas por el VIH.

En la provincia de Eastern Cape, donde se encuentra el parque eólico de Nojoli, nuestra primera planta impulsado por el viento en el País del Arco Iris, que puso en marcha un programa para instalar los prefabricados diseñado para llevar la conexión a Internet y equipos informáticos de IT a las comunidades hasta la fecha no excluidas de la red y de los servicios digitales.

Adams, Tom Burke y Nojoli son plantas que tienen la capacidad de producir energía limpia, pero no sólo: srepresentan un ejemplo de cómo se puede ayudar a mejorar la vida de las personas que trabajan con ellos todos los días para construir juntos un futuro sostenible.