Un océano de sol en el desierto de México

jueves, 20 julio 2017

“Tenemos un gran equipo, multidisciplinar e internacional. Electricistas, electicistas mecánicos, ingenieros civiles ... que vienen de Chile, Brasil, Panamá y también de México.”

– Belarmino Ramírez, Plant Site Manager de Enel Green Power

Innovación “por satélite”

Villanueva, que tendrá una inversión de 650 millones de dólares, está dividido en dos fases: Villanueva 1, de 427 MW; Villanueva 3, de 327 MW. En conjunto, suman 754 MW y serán capaces de producir 1.711 GW, evitando la emisión anual de unas 783,638 toneladas de CO2.

Villanueva también es una referencia en materia de innovación. Por ejemplo, la logística asegurará el control en tiempo real de cada uno de los componentes de la planta, localizados según su ubicación alrededor del planeta gracias a un sensor GPS. 

“Gracias a un sistema de control de código de barras, mediante pistolas laser inalámbricas se podrá transmitir información a la base de datos central y controlar así el inventario de materiales del proyecto.”

La información proveniente de estos dispositivos podrá ser consultada en tiempo real en un software diseñado para uso interno.

Sostenibilidad y valor compartido

Villanueva es también uno de los proyectos referencia de Enel en aplicar la metodología de Sitios en Construcción Sostenibles.

Desde la primera fase del proyecto se pondrá especial cuidado en asegurar el menor impacto ambiental, controlando factores como el uso de energía, el reciclaje de los desperdicios o el uso de agua. 

“Tanto el equipo de trabajadores propio como los contratistas han sido capacitados para que apliquen este modelo en su día a día de trabajo.”

Un bonito proyecto que también se desarrolla en Villanueva es de creación de valor compartido. Se acordó  con las comunidades y autoridades involucradas el aprovechamiento de los pallets de madera que acompañan los equipos para diseñar y construir muebles para sus hogares.

Para ello, Enel Green Power llegó a acuerdos con organismos educativos para capacitar a las personas locales. De esta madera también pueden construir núcleos o colmenas para enjambres de abejas con propósitos ambientales y productivos.

Se estima que la planta solar entrará en funcionamiento en la segunda mitad de 2018. En ese momento, lo que antes era un árido desierto será una fuente de generación de energía que contribuirá al desarrollo de México.