La Silla: cuando la innovación puede volar

Publicado jueves, 26 octubre 2017

“La tecnología nos permite construir autopistas digitales por las que circulan los datos gracias a los cuales podemos acceder a oportunidades y soluciones impensables hasta hace nada.”

Adentrándonos en estos nuevos horizontes, nuestra innovación ha creado una especie de puente hecho para mantener un constante flujo de información que cruza el océano Atlántico, uniendo la instalación solar de La Silla, en el desierto chileno de Atacama, y el Enel Innovation Lab de Catania, situado en las faldas del Etna, en Sicilia.

Gracias a este arco virtual Enel Green Power está construyendo un nuevo camino, consolidado para supervisar el monitoreo y mantenimiento de las plantas fotovoltaicas, unificando la potencia del Big Data y la agilidad de los drones.

El futuro llega del cielo

El campo fotovoltaico en las faldas del Cerro La Silla proporciona energía limpia a uno de los observatorios astronómicos con más prestigio del mundo, el European Southern Observatory (ESO).

Es una de las instalaciones de EGP con más proyección de cara al futuro, un laboratorio al aire libre donde combinamos el uso de paneles bifaciales e inteligentes con electrónica integrada con paneles convencionales para probar en el mismo emplazamiento el rendimiento de la tecnología innovadora respecto al de la convencional.

El parque fotovoltaico La Silla se encuentra en uno de los lugares más áridos de la Tierra. El desierto de Atacama ofrece condiciones únicas para comprobar el comportamiento de los paneles, pero también tiene problemas que no se han visto en otras instalaciones solares.

Las instalaciones se encuentran en medio de un paisaje propio de Marte. La irradiación solar no es la más normal para el ser humano, y es que en el índice universal para medir la radiación ultravioleta se tuvo que añadir un nivel específico (11-12) para los rayos de la zona. Durante la fase de construcción, los equipos se exponían al sol con camisas de manga larga y cremas con factor de protección +50. El lugar habitado más cercano se encuentra a dos horas en coche. 

“La Silla requirió un enfoque innovador también en lo que respecta a las actividades de mantenimiento. ¿Cómo ocuparse de un campo situado en un ambiente, como mínimo, inaccesible? La respuesta llegó del cielo.”

Para vigilar el funcionamiento de los distintos paneles y recabar datos sobre el rendimiento, pusimos en marcha un proyecto en el que son los Unmanned aerial vehicle (UAV), más conocidos como drones, los que acceden al lugar y controlan las instalaciones de La Silla.

Un ojo (tecnológico) de cara al futuro

Las llamas, que crecen en las laderas del Cerro, atestiguan sin temor el trabajo de extraños objetos voladores, que mientras vuelan sobre el desierto de Atacama, con sus cámaras graban imágenes en un espectáculo único.

La vista no consigue abarcar la gran extensión roja y rocosa de colinas y montañas, que hace que incluso los gigantescos telescopios de la ESO parezcan minúsculos. Pero la misión de los drones no consiste en mostrar el espectáculo natural de este rincón de tierra chilena.

“Los drones sobrevuelan el campo de La Silla realizando un análisis visual y térmico de las condiciones de los paneles. Son la mirilla hacia los paneles y, a la vez, hacia el futuro.”

– Giuseppe Leotta, Innovative Business Opportunity Manager Solar

En La Silla está tomando forma un proyecto que, en el futuro, podría convertirse en algo habitual para todos los campos fotovoltaicos de EGP. Y todo esto ha sido posible gracias a la estrecha colaboración entre las áreas de Innovación y Engineering & Construction, en la fase de construcción, que continúa en la misma línea con la participación de Operation & Maintenance.

En las rojizas superficies del desierto de Atacama está viendo la luz un nuevo modo de imaginar la gestión de las instalaciones solares. En este rincón perdido de Chile hemos establecido nuestros mejores modelos de innovación, en lo que a paneles se refiere, introduciendo también los drones. El reto continúa tanto en la tierra como en el cielo.

“Se trata de un experimento con un potencial increíble tanto para campos fotovoltaicos en zonas de difícil acceso como para aquellos que ocupan una gran extensión.”

– Giuseppe Leotta, Innovative Business Opportunity Manager Solar

En La Silla está tomando forma un proyecto que, en el futuro, podría convertirse en algo habitual para todos los campos fotovoltaicos de EGP. Y todo esto ha sido posible gracias a la estrecha colaboración entre Innovación y Engineering & Construction, en la fase de construcción, que continúa ahora con el mismo hilo conductor con la implicación directa de Operation & Maintenance.

En las rojas superficies del desierto de Atacama está viendo la luz un nuevo modo de imaginar la gestión de las instalaciones solares. En este rincón perdido de Chile hemos implantado nuestra mejor innovación en lo que a paneles se refiere y a ella le hemos añadido los drones. El reto continúa tanto en la tierra como en el cielo.