EGP en Etiopía: la ola verde de África

Publicado viernes, 3 noviembre 2017

“Con esta primera inversión de $ 120 millones, Etiopía se convierte en el trigésimo País en el que opera EGP.”

Una hoja de ruta para el continente

Etiopía tiene el potencial de desempeñar un papel clave en la estrategia de Enel en África, que ya está presente en Sudáfrica, Zambia, Túnez, Marruecos y Argelia. Una hoja de ruta sostenible que en el futuro cercano puede traer energía renovable a otros territorios como Senegal y Kenia.

La electrificación del continente africano es, de hecho, uno de los grandes desafíos para garantizar el desarrollo del continente. Hasta la fecha hay 600 millones de personas sin electricidad y la cifra podría aumentar, de acuerdo con las tendencias de crecimiento demográfico, a menos que se tomen medidas. En un continente rico en recursos naturales, la regulación de cada Nación  es crucial para abrir el mercado a los inversores internacionales.

El gobierno de Addis Abeba lanzó un reto a otros países del área mediante el Plan 2 de Crecimiento y Transformación, un plan destinado a lograr unos 13 MW de nueva capacidad hidroeléctrica, eólica, geotérmica y solar entre 2018 y 2025 con el objetivo de cubrir la demanda eléctrica.

El factor tecnología

La energía representa un requisito fundamental para mejorar la actividad económica y la calidad de vida humana en África, como en cualquier otro lugar del planeta.

Entrevistado por MF International Focus Antonio Cammisecra, CEO de Enel Green Power, señaló que “el momento actual histórico es comparable a cuando, hace muchos años, Europa empezó a usar la electricidad, sobre todo como recurso para la industria. 

“No se puede concebir una África sin electricidad, ya que significaría privar a todo un continente y una generación de la posibilidad de un futuro mejor.”

– Antonio Cammisecra

Asimismo y paradójicamente, las oportunidades para el continente son mayores que las que había en aquella Europa. África podría beneficiarse actualmente de la evolución en tecnología e innovación de los últimos años en el sector y contar con una tecnología avanzada con un rendimiento excepcional a coste reducido, sobre todo en el sector de las renovables.

La ventaja de las energías renovables

Las renovables, ya sea la energía solar, eólica, geotérmica o hidroeléctrica, tienen un coste cada vez más accesible gracias al constante desarrollo tecnológico, así como a la modularidad de las instalaciones y, por lo tanto, de las inversiones, que desempeñan un papel fundamental, sin olvidarse del time to market, que en el caso de los proyectos con renovables es muy breve.

Unas instalaciones de energías renovables, aunque sean pequeñas o medianas, además de tener unos gastos de puesta en marcha mucho más reducidos respecto a los del gas o el carbón, generan en seguida un valor a nivel local, tanto para quien usa la energía como para quien la produce.

“Hay que olvidarse de la idea de proyectos plurianuales para megainfrastructuras y empezar a pensar en proyectos de pequeña y mediana envergadura, pero más numerosos y extendidos, además de instalaciones bien distribuidas.”

– Antonio Cammisecra

La historia nos enseña que allá donde se han creado condiciones de regulación estables, como en Etiopía o en Sudáfrica, los actores del sector, incluidos los internacionales, han encontrado un mercado económicamente sostenible para promover las iniciativas propias.