EGP apoya el desarrollo de microempresas locales para la creación de valor compartido

Publicado lunes, 13 de agosto 2018

Multiplique el conocimiento para favorecer a las microempresas

El primer CEDES nació en 2016 en la comunidad de Santa María de Jesús de Zunil, ubicada a tan solo 10 minutos de la planta hidroeléctrica El Canadá de Enel Green Power.

Esta primera iniciativa contó con la participación de 60 personas. Se impartieron cursos de los oficios considerados más adecuados por las posibilidades de desarrollo laboral que ofrecen a los participantes: repostería, manualidades, corte y confección y cultora de belleza, a los que se han añadido otros a lo largo del tiempo como el de cocina. El Ministerio de Educación ha avalado los contenidos y las actividades asociadas de aprendizaje.

A este CEDES le siguió el de 2017 en el casco urbano de Zunil, con un nuevo grupo de 65 personas, y el de 2018 en la comunidad de Calahuaché, ubicada a 15 minutos de la central hidroeléctrica Montecristo de Enel Green Power, en el que participaron 75 personas.

En total, los CEDES han tenido 200 beneficiarios directos y 1,000 indirectos, familiares de los participantes quienes se benefician a través de un efecto de aprendizaje multiplicador que se replica en los hogares.

Desde su concepción, los CEDES han sido un proyecto inclusivo que han contado con la participación activa de las autoridades comunitarias y municipales, además de la alianza con FUNDAP. El reparto de responsabilidades ha sido el siguiente: Enel Green Power asume el costo de un 65% de los materiales que se utilizan en los diferentes cursos; la fundación aportado los instructores y la otra parte del equipo empleado en los cursos; mientras que la comunidad participa con una cuota mensual de colaboración por cada participante.

Creación de Valor Compartido

Enel Green Power Guatemala tiene muy claro que la Creación de Valor Compartido no es una herramienta de compensación social ni una actividad filantrópica, sino un nuevo modelo de negocio. Las empresas que lo aplican mantienen su competitividad, pero al mismo tiempo aseguran que sus resultados económicos están vinculados con el éxito de las comunidades con las que interactúan.

Los CEDES son un ejemplo más de cómo nuestro equipo ubicado en las plantas operativas escucha a las comunidades locales, comprende sus necesidades y se ocupa en ampliar sus competencias, al mismo tiempo que fomenta el desarrollo.

Como narra el Popol Vuh —cuya traducción es «libro de la comunidad»—, el éxito para el desarrollo sostenible y el cambio positivo y duradero solo se puede lograr a través de la cooperación entre todas las partes involucradas.