Las ventajas de una obra sostenible de EGP y los excelentes resultados obtenidos en el mundo

Publicado miercoles, 5 de sptiembre 2018

“La sostenibilidad es un elemento fundamental de nuestro trabajo, desde la fase de proyectos y construcción de cada central. Las obras sostenibles convierten en realidad las buenas prácticas y la innovación, para conseguir una inserción y un impacto positivo en el territorio que nos acoge durante la construcción y el funcionamiento de la central.”

– Umberto Magrini, Head Engineering & Construction de EGP

Así como todos los edificios necesitan de unos pilares en los que basarse, las obras sostenibles hacen lo propio con tres pilares esenciales: medir, limitar y realizar el off-setting.

Desde las primeras fases de la construcción de una central analizamos las zonas que albergarán la nueva central, utilizando todas las tecnologías disponibles en la actualidad, incluyendo los drones. La recopilación de los datos, que continúa durante toda la fase de construcción y funcionamiento, permite medir el impacto y el rendimiento de la construcción de una central.

Durante la fase de construcción (Engineering & Construction, E&C), así como durante la de gestión y mantenimiento (Operations and Maintenance, O&M), adoptamos soluciones específicas para el entorno con el fin de limitar el impacto de la presencia de la central, respetando las exigencias de las comunidades locales que nos acogen e intentando responder a sus necesidades con una lógica de CSV.

Las actividades de off-setting se estudian para conservar el patrimonio medioambiental y la biodiversidad, equilibrar las emisiones de dióxido de carbono y, en general, devolver el equilibrio presente antes de nuestra llegada.

“Las obras sostenibles son la evolución de las experiencias de éxito realizadas por las personas que, día tras día, viven las obras y realizan intentos de “innovación” pensando en cómo transformar las acciones normales en acciones “sostenibles”.”

– Fabrizio Fiorani, responsable de Construcción de Engineering & Construction EGP

En línea con los Objetivos de desarrollo sostenible

Todas nuestras acciones parten del supuesto de que todo lo que hacemos se puede y se debe medir y evaluar.

Por esa razón basamos nuestros indicadores de rendimiento utilizando como referencia los 17 objetivos de desarrollo sostenible (ODS) incluidos en la Agenda 3030 de la ONU.

Más en concreto, medimos cuánta energía renovable utilizamos en la construcción de la central (ODS 7) o cuánta agua podemos ahorrar o reutilizar en las obras (ODS 6).

Después realizamos un seguimiento de los niveles de emisiones de la maquinaria que empleamos, así como de los residuos que producimos para las distintas categorías, para poder reducir ambos lo máximo posible (respectivamente, ODS 13 y 12).

Pero también trabajamos codo con codo con el territorio que nos acoge para el cuidado de la biodiversidad, también marina (ODS 14 y 15), tanto en contacto directo con las comunidades cercanas (ODS 8), como implicando también a empleados y proveedores locales.

Soluciones sostenibles: el antiguo ferrocarril de Bungala Solar

Las «obras sostenibles» son un modelo que utilizamos en todo el mundo, considerando la diversidad de los entornos, muy distintos entre ellos. De los desiertos a los bosques, pasando por las grandes llanuras americanas, cada territorio tiene unas características específicas que se convierten en nuestro punto de partida para aplicar los principios sostenibles en los que nos inspiramos.

Por ejemplo, en Australia, en Bungala Solar, el gran parque fotovoltaico en construcción en el desierto australiano, hemos vuelto a poner en funcionamiento el antiguo ferrocarril cercano al lugar para transportar todos los materiales necesarios para la construcción del parque. De esta manera hemos conseguido evitar utilizar camiones, reduciendo las emisiones contaminantes, eliminando el problema del polvo que levantan los grandes vehículos y evitando el uso de más agua para solidificar el terreno para no crear más polvo, que supone una gran molestia para las comunidades.

En otros entornos se han podido utilizar vehículos eléctricos para moverse dentro de las obras. Un enfoque distinto con el mismo resultado: disminuir las emisiones y contribuir al cuidado del aire y del medio ambiente.

La recuperación de las aguas residuales en Perú

Cuando trabajamos en entornos extremos, una de nuestras principales preocupaciones es el uso eficiente de los recursos.

Por eso, en las «obras sostenibles» de nuestro parque eólico en Perú de Wayra I, en pleno desierto, hemos construido una innovadora central para la recuperación y el tratamiento de las aguas residuales con cero emisiones gracias a una minicentral eólica y a un sistema de almacenamiento.

En concreto, la central aprovecha las características de una serie de membranas de cerámica con nanotecnología capaces de purificar el agua de manera natural, sin usar más energía.

Gracias a la tecnología y a la innovación, en Perú hemos conseguido limitar el impacto de nuestras obras en el territorio, aprovechando la nanotecnología para reutilizar el agua, un recurso fundamental en el desierto de la región de Ica.

La importancia de las relaciones con las comunidades locales

Pero la sostenibilidad se mide también en la capacidad de construir relaciones duraderas y de confianza con las comunidades locales.

Es lo que ha ocurrido por ejemplo en México, en las obras del parque solar de Villanueva, donde EGP ha puesto en marcha el proyecto Semillas de madera, creado para satisfacer las necesidades de las comunidades que viven en el territorio.

Semillas de madera nació con el objetivo de reutilizar las 260 toneladas de madera provenientes de las obras del parque. Nuestro equipo multidisciplinario (compuesto por Ingeniería y Construcción, Health & Safety, Medio ambiente, Calidad y Sostenibilidad) con la valiosa ayuda de las empresas contratistas, coordinaron el programa de más de 5.700 horas de formación para que 25 miembros de las comunidades locales pudiesen formarse como carpinteros.

Los participantes en los cursos, guiados por un formador local, transformaron los deshechos (por ejemplo, palets para el transporte de módulos fotovoltaicos) en varios objetos de uso diario: tejados para pequeños espacios comerciales y de uso común, comedores, mesas, centros de ocio o muebles para dormitorios o zonas públicas.

“El auténtico valor compartido de proyectos como ‘Semillas de Madera’ va más allá de la transformación de un desecho en materia prima para el aprendizaje. Su importancia radica en la capacidad de cambiar las vidas de los miembros de la comunidad. La formación técnica que proporcionamos es una herramienta para que estas personas puedan decidir qué clase de futuro quieren construir para ellos mismos.”

– Paolo Romanacci, Area Manager de EGP en México

Estos son los rasgos distintivos de unas obras sostenibles, un modelo ya bastante generalizado, aunque en continua evolución.