El negocio sostenible según Enel

Publicado lunes, 10 de diciembre 2018

De: Giulia Genuardi, Head of Sustainability Planning and Performance Management

La electricidad se convierte así en el motor de un sistema más circular, sostenible y versátil. La electrificación en sectores como los transportes y la calefacción (por ejemplo, la movilidad eléctrica y las bombas de calor) reduce la dependencia respecto a los combustibles fósiles, apoyándose en nuevas soluciones digitales y en una infraestructura inteligente para aumentar la eficiencia del sistema.

El modelo del Grupo Enel se basa en tecnologías flexibles, extendidas e integradas que permiten la producción y suministro de energía más limpia y eficiente de manera directa para los clientes. La digitalización de las redes, el desarrollo de nuevos productos y servicios de consumo para la eficiencia energética, la promoción de la electricidad en el transporte y la vivienda forman parte de la estrategia de crecimiento.

La revolución digital también ha planteado nuevas oportunidades para todo el mercado de la electricidad y está cambiando la forma en que vivimos nuestra vida cotidiana, con ejemplos como el control del consumo de energía en el hogar desde nuestro smartphone, la gestión inteligente del alumbrado público y el creciente uso de los coches eléctricos. Este último, en concreto, presenta numerosas ventajas: menor impacto medioambiental, descarbonización del transporte, mejora de la calidad del aire, reducción de la contaminación acústica en la ciudad, aumento de la eficiencia energética, mayor integración de las energías renovables y un fuerte impulso a la búsqueda de soluciones técnicas cada vez más innovadoras.

Precisamente para hacer frente a estos retos y aprovechar todas las oportunidades, en 2017 nuestro Grupo creó Enel X, una división totalmente dedicada a proporcionar servicios innovadores y soluciones de eficiencia energética a hogares, empresas y ciudades inteligentes y sostenibles, para promover el desarrollo medioambiental de las comunidades, generar valor compartido a largo plazo y contribuir significativamente a la reducción de las emisiones.