Sistema híbrido en el Hospital St. Luke: entre sostenibilidad e innovación

Publicado lunes, 4 de marzo 2019

“La garantía de continuidad es de vital importancia. Tenemos pacientes clínicos no quirúrgicos, sino con oxigenoterapia y, por lo tanto, la falta de electricidad y la interrupción de oxígeno pueden tener efectos mortales. En caso de apagón, el suministro se realiza gracias a los generadores.”

– Gaetano Azzimonti – Director médico del St. Luke Hospital

Garantizar la energía a los pacientes

Wolisso es una localidad de unos 50.000 habitantes a 120 km al suroeste de la capital etíope, Adís Abeba, y el St. Luke es un centro sanitario de excelencia para todo el país africano: su área de influencia es de 430.000 personas y cada año se realizan más de 100.000 visitas de pacientes ambulatorios, 11.500 ingresos y casi 3.300 partos asistidos, de los cuales el 40 % con complicaciones.

Por desgracia, la red eléctrica nacional etíope sigue teniendo muchas deficiencias, sobre todo en las zonas más remotas: la corriente es débil y hay apagones constantes. En el caso de un hospital como el St. Luke, este es un problema que pone en riesgo la salud de los pacientes más graves o que se están sometiendo a una intervención. 

“Antes de este proyecto, el suministro de energía del hospital era insostenible, ya que se usaban generadores diésel para compensar las continuas desconexiones de la red.”

– Suelen Quadri – Sustainability Africa EGP

Hasta la fecha, el hospital contrarrestaba las bajadas de tensión utilizando dos generadores diésel de 100 kW cada uno que, además de ser ineficientes, no eran sostenibles ni para el hospital ni para el medio ambiente, y tampoco evitaban los daños en los equipos médicos causados por los cortes repentinos de electricidad y los apagones.

Por este motivo, en colaboración con la ONG «Medici con l'Africa CUAMM», en octubre de 2017 pusimos en marcha un proyecto de Innovability, en el que la innovación debía responder a una necesidad primaria de sostenibilidad, para lo cual se diseñó y construyó un innovador sistema híbrido capaz de gestionar los flujos de energía en tiempo real y garantizar la continuidad del suministro eléctrico, así como un ahorro económico para el hospital que se puede reinvertir en servicios sanitarios para la comunidad.

“El papel de Innovation ha consistido en encontrar una solución a los continuos apagones que suponían un riesgo para el funcionamiento de la maquinaria y la vida de los pacientes en el St. Luke Hospital, logrando diseñar una solución que fuera funcionalmente efectiva y fiable. Fiabilidad es la palabra clave.”

– Massimo Schiavetti – Energy Storage Innovation Project Manager EGP

El proyecto se terminó en un año y se puso en funcionamiento, garantizando de este modo a todos los pacientes del St. Luke un hospital eficiente, respetuoso con el medio ambiente y, sobre todo, con un suministro de energía constante.