Sostenibilidad, una palabra común, pero ¿qué significa?

Publicado jueves, 18 de julio 2019

The meaning of sustainability

Los números de la sostenibilidad 

Para la mayoría de los encuestados, ser un «consumidor sostenible» significa comprar productos orgánicos (39 %), reutilizar los envases en lugar de tirarlos (37 %), reducir las necesidades de consumo (36 %) y no comprar productos desechables (30 %).

Además, para el 49 % de los sujetos «un producto es sostenible» si no daña el medio ambiente.

En esencia, para los consumidores italianos, sostenibilidad es sinónimo de reciclaje, reducción del consumo y del derroche y, en general, de eliminación eficiente de los residuos.

Se trata de una gran diferencia con respecto a Estados Unidos, donde los consumidores son más conscientes de la estrecha relación entre la sostenibilidad y las energías renovables y, por esta razón, orientan cada vez más sus decisiones hacia aquellas empresas que deciden utilizar energía sostenible para su producción. 

Sustainabilty by the number

El papel de la sostenibilidad

Los consumidores italianos conceden cada vez más importancia a la protección del medio ambiente y eligen para sus compras empresas que integran la sostenibilidad medioambiental y social en su modelo de negocio.

El 63 % y el 64 % de las personas encuestadas considera importante, respectivamente, que las empresas presten atención a la reducción de las emisiones contaminantes y de los gases de efecto invernadero, y el 62 % de ellos considera positiva la gestión responsable de los residuos mediante su reutilización o eliminación.

Poco más de la mitad de los encuestados recompensa el consumo consciente y responsable de energía, recursos naturales y agua, así como la protección de la biodiversidad, los organismos animales y vegetales y los ecosistemas en los que viven. Pero hay una proporción igualmente grande de personas que no son suficientemente conscientes de la importancia de las energías renovables para fomentar la transición energética y la descarbonización.

La encuesta muestra que para menos de la mitad de los encuestados es importante que las empresas presten atención a las necesidades y expectativas de los clientes, que dialoguen y compartan los objetivos de sostenibilidad con la comunidad local, que promuevan el desarrollo cultural del territorio y la creación de ciudades inteligentes, un modelo urbano a escala humana, a través del desarrollo de infraestructuras, servicios y tecnologías vanguardistas.

Muchas empresas ya han incorporado la energía renovable a sus negocios y a sus procesos de producción y algunas de ellas han llevado su compromiso sostenible a un nivel superior al incluir en algunos productos (como las galletas) una etiqueta que indica que el producto es sostenible, es decir, que está hecho con energía 100 % renovable.

Una segunda encuesta realizada entre el 20 de mayo y el 4 de junio por el Instituto Piepoli con un total de 1.010 personas mostró que 4 de cada 10 italianos se han fijado en la «etiqueta» de consumo de energía en los envases de alimentos y que a 8 de cada 10 les gustaría verla en todos los envases.

La mayoría de los encuestados también espera encontrarla no solo en los productos alimenticios, sino también en la ropa, el calzado y la alta tecnología. 

Sustainable consumption habits

¡Ha llegado la hora de actuar!

Los resultados de la encuesta realizada en Italia arrojan nueva luz sobre los resultados de una encuesta similar encargada en Estados Unidos por Enel Green Power.

Los consumidores estadounidenses, tal y como mostró la encuesta llevada a cabo por el Instituto KRC Research el pasado mes de marzo, prestan cada vez más atención al medio ambiente y por esta razón están orientando sus decisiones de compra hacia empresas sostenibles y green. La mayoría de los ciudadanos estadounidenses están interesados en los problemas medioambientales y cerca de la mitad de la población está dispuesta a pagar un precio más alto (3 - 5 % más) por un producto sostenible.

La encuesta también reveló que dos de cada tres estadounidenses estarían dispuestos a tomar decisiones de vida sostenibles, dando prioridad a productos y servicios ofrecidos por empresas sostenibles que apoyan activamente las causas medioambientales.

En conclusión, los resultados de la encuesta del Instituto Piepoli muestran que el consumidor medio italiano está informado sobre la sostenibilidad, asociada sobre todo al reciclaje y a la reducción de los residuos, pero no a las energías renovables.

En Estados Unidos, en cambio, la atención a la sostenibilidad y la conciencia de la relación entre ésta y las fuentes renovables ha permitido la puesta en marcha de un círculo virtuoso de sostenibilidad donde los consumidores y las empresas se influyen mutuamente para construir un mundo más consciente y sostenible en el que las energías renovables están cada vez más presentes.

Enel Green Power ha hecho de la sostenibilidad su misión y, gracias a los Power Purchase Agreement (PPA), ofrece a las grandes empresas acuerdos para el suministro de energía de fuentes renovables para ayudarles a alcanzar sus objetivos de sostenibilidad.

Los PPA son contratos a largo plazo que forjan colaboraciones a favor de la sostenibilidad, porque solo actuando juntos podemos crear un mundo más sostenible.