El huerto de Izenaide. En Brasil, el proyecto «Family Biowater» alimenta la economía circular

Publicado jueves, 31 de octubre 2019

“Me encanta la jardinería. Hay veces que me pongo a limpiar todos los esquejes de mi limonero para que esté más bonito. Para mí es como un trabajo. Cavo un pequeño agujero y entierro una semilla de algo. Al cabo de un tiempo ese algo empieza a crecer y en seguida aparece una planta. ¡Mira estos tomatitos! La sequía se llevó todo lo que tenía. Por eso empecé a plantar estas plantas y ahora ya tengo unos tomates.”

– Antonio dos Santos

Gracias al proyecto «Family Biowater», en los últimos seis meses Antonio ha visto cómo su jardín va adquiriendo un aspecto nuevo, más vivo y exuberante.
 

Cómo funciona el proyecto

El sistema recoge el agua ya utilizada en la vivienda, exceptuando las aguas residuales, a través de una tubería especial. Esta agua se transporta hacia un primer filtro de barrera física y, posteriormente, a un depósito donde la espera un segundo filtro. Por último, una bomba manual dirige el agua desde el depósito a través de las tuberías hasta su destino final, el huerto. Cada fase del sistema tiene un atento seguimiento de las familias beneficiarias del proyecto, que involucra a un total de 60 viviendas.

El sistema Biowater cumple plenamente con los estándares de higiene y sostenibilidad, ya que no hay contacto humano con el agua y el riego se realiza por goteo, una técnica que evita el derroche, puesto que permite que el agua caiga directamente a la tierra y no por las hojas. 

“Estas tuberías son una maravilla, de vez en cuando gotean y hacen que todo esté verde —dice Antonio. Todavía no han salido todas las flores, pero no falta mucho. Estoy contento de dar mis productos. Hay personas que vienen aquí y dicen que quieren comprar cilantro, pero yo les digo que no. Lo que tenemos, lo recogemos y lo regalamos. Para mí eso es lo más importante.”

– Antonio dos Santos

Otro paso hacia la sostenibilidad

Además del nuevo sistema de riego que reutiliza el agua de su casa, la señora Izenaide también ha aprendido nuevas técnicas gracias a los seminarios sobre jardinería y nutrición que también forman parte del proyecto «Family Water» de Enel Green Power.

“Estoy aprendiendo muchísimas cosas. El equipo del proyecto nos enseña de maravilla, tienen paciencia y nos transmiten información nueva. Después del proyecto empecé a plantar y a disfrutar cada vez más de esta actividad. Gracias a este incentivo, reuní las fuerzas necesarias y la valentía para luchar.”

– Izenaide Bispo

Los seminarios son importantes porque la mayoría de las familias que participan en el proyecto se encuentran en una situación de extrema pobreza y no tienen ingresos suficientes para comprar alimentos saludables. La idea, por lo tanto, es ampliar su dieta para que puedan, además de mejorar su alimentación, interesarse más en plantar nuevas variedades de alimentos. 

“Yo no conocía los garbanzos, pero ahora los he plantado en el huerto. Ellos lo trajeron, comí unos pocos, me gustaron y ahora puedo enseñárselos a los demás. Ya sé cómo recogerlos y prepararlos. Hago tarros, investigo, los planto y a veces incluso los vendo. A veces preparo tres semilleros de cilantro. No voy a consumirlo todo. Lo que hago es llevarlo al mercado y vender un poco de cilantro, cebollas, frijoles y calabaza. Con eso consigo algunos ingresos. Es cierto que no es mucho, pero podemos usarlo para algo que nos falte.”

– Izenaide Bispo

Enel Green Power, con el desarrollo de iniciativas de este tipo, subraya su compromiso con la sostenibilidad en beneficio del territorio, de las comunidades y de las personas que lo habitan.