• {{currentSearchSuggestions.title}}
  • {{currentSearchSuggestions.title}}
{{navigationCta.name}}
5 min.

UE hacia las energías renovables y sostenibles gracias a la actualización de la Directiva Europea

El 24 de diciembre de 2018 entró en vigor la Directiva revisada 2008/2001 relativa al fomento del uso de energía procedente de fuentes renovables en la Unión Europea, como parte del paquete de medidas «Energía limpia para todos los europeos».

{{ item.title }}
{{ item.content }}

La Directiva establece una serie de objetivos vinculantes, tales como la obligación de los Estados miembros a garantizar colectivamente que la cuota de energía procedente de fuentes renovables en el consumo final bruto de energía de la Unión en 2030 sea al menos del 32 %, así como la obligación a los proveedores de combustible a garantizar que la cuota de las fuentes de energía renovable (FER) en el consumo final de energía del sector del transporte sea al menos del 14 % en 2030. La Directiva incluye una cláusula de revisión al alza para el objetivo de las FER de la UE para 2023.

Los Estados miembros tienen tiempo hasta el 30 de junio de 2021, a más tardar, para transponer las disposiciones de la Directiva a su legislación nacional, poniendo en vigor las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas necesarias para cumplir con lo establecido en dicha Directiva. Asimismo, tal y como exige el nuevo Reglamento de gobernanza 2018/1999, los Estados miembros deben elaborar planes nacionales integrados de energía y clima para el período 2021-2030 en los que se esboce la forma en que se proponen alcanzar el objetivo. Los Estados miembros debían presentar un proyecto a la Comisión Europea antes de finales de 2018, aunque el plazo para presentar la versión definitiva termina el 31 de diciembre de 2019.
 

Estabilidad regulatoria para restablecer la confianza de los inversores y evitar cambios retroactivos

La Directiva mejora el diseño y la estabilidad de los sistemas de apoyo a las energías renovables al exigir a los Estados miembros que establezcan un calendario de al menos cinco años para las ayudas a las FER, incluidos el calendario indicativo y la frecuencia de los procedimientos de licitación, la capacidad y el presupuesto previstos o la ayuda unitaria máxima, así como las tecnologías que se podrían subvencionar.

Por otra parte, se pedirá a los Estados miembros que garanticen que los sistemas de apoyo sean transparentes y competitivos y estén diseñados para maximizar la integración de la electricidad generada a partir de fuentes de energía renovables en el mercado eléctrico.

Por último, los Estados miembros tendrán que garantizar que el nivel y las condiciones de la ayuda concedida a los proyectos de FER no se revisen de manera que afecte negativamente a los derechos o socave la viabilidad económica de los proyectos que ya se benefician de la ayuda.
 

Promoción de los Power Purchase Agreements (PPA)

La Directiva revisada pide a los Estados miembros que eliminen los obstáculos para el desarrollo de los PPA e incluyan en sus planes nacionales integrados de energía y clima las políticas y medidas que se pondrán en marcha para promover su adopción en toda Europa.

Enel Green Power ya ha firmado PPA de éxito en algunas partes del mundo, como Estados Unidos y México.

 En EE. UU., por ejemplo, los PPA de EGP permiten a las grandes empresas, a las nuevas empresas tecnológicas e incluso a las empresas de servicios públicos alcanzar sus ambiciosos objetivos de sostenibilidad, cada vez más demandados por clientes, accionistas y consumidores.
 

Racionalización, simplificación y reducción de los plazos de los procedimientos administrativos

La Directiva establece plazos de autorización obligatorios y un «punto de contacto único» para guiar a los solicitantes a lo largo del proceso de obtención de todos los permisos administrativos para construir, repotenciar y explotar centrales de energía renovable y conectarlas a la red.

Todo el procedimiento, desde la recepción de la solicitud hasta la adopción de una decisión vinculante, no podrá durar más de dos años. Para las instalaciones con una capacidad inferior a 150 kW o para la repotenciación de las instalaciones existentes, el plazo se establece en un año. Estos plazos podrán ampliarse un año más si se demuestra y justifica debidamente la existencia de circunstancias extraordinarias.

Además, se permitirá que los solicitantes presenten la documentación en formato digital.
 

¿Hacia dónde se dirige Europa?

De cara al futuro, la Comisión Europea ha publicado un llamamiento para una Europa climáticamente neutra en 2050 con su visión estratégica a largo plazo llamada «Un planeta limpio para todos». Esta visión estratégica analiza de qué manera puede Europa cumplir el Acuerdo de París y permitirá a la UE desarrollar sus objetivos energéticos para 2030, con la mirada puesta ya en 2050. 

Esta página web utiliza sus propias cookies de análisis y creación de perfiles, así como las de terceros, para enviarte publicidad de acuerdo con tus preferencias. Al cerrar este banner, desplazarte por esta página, hacer clic en un enlace o navegar de cualquier otro modo, aceptas el uso de las cookies. Si quieres recibir más información o denegar el consentimiento para todas o algunas cookies, consulta la política de cookies. Aceptar y cerrar