• {{currentSearchSuggestions.title}}
  • {{currentSearchSuggestions.title}}
7 min.

Las salas de control se consolidan como centros de excelencia, incluso a distancia, gracias a la digitalización y la innovación

La reorganización de equipos y turnos, la creación de salas de respaldo y el control a distancia son las soluciones aplicadas por Enel Green Power para hacer frente a la situación de emergencia y seguir gestionando todas las unidades de producción a distancia.

{{ item.title }}
{{ item.content }}

Los esfuerzos del pasado dan sus frutos en el presente. El camino emprendido en aras de la innovación no ha terminado y las soluciones digitales que hemos desarrollado a lo largo de los años, tanto en lo que respecta a la infraestructura en la nube como al equipamiento del personal (smartphones y portátiles para trabajar desde casa), nos permiten gestionar mejor la actual crisis vinculada al COVID-19 y optimizar el papel de las salas de control, esos megaordenadores que nos permiten equilibrar los flujos de energía entre la demanda de la red y la disponibilidad de la oferta de fuentes renovables, con beneficios para la estabilidad de la red y para los clientes.

Además de las medidas de seguridad en materia de salud de nuestro personal y nuestros colaboradores, Enel Green Power ha reforzado sus salas de control, duplicando los turnos, creando salas de respaldo, incluso desde casa, utilizando todos los dispositivos disponibles para el control a distancia y adoptando soluciones rigurosas para garantizar una protección absoluta y eficaz contra posibles ciberataques.

Las medidas establecidas en las salas de control de nuestras centrales renovables en todo el mundo han permitido que EGP siga gestionando a distancia 24 horas al día, siete días a la semana, todas las unidades de producción, así como las subestaciones eléctricas.

 

Las salas de control de respaldo también se quedan en casa

En Italia el elevado número de centrales —más de 500— y de infraestructuras civiles vinculadas —embalses, canales, túneles— hacen que la actividad de telegestión, que se lleva a cabo en 5 salas de control distribuidas por toda Italia, sea especialmente delicada. La operatividad de cada una de las salas de control se ha duplicado entre la sala de control principal y la de respaldo. Asimismo, para hacer frente a la emergencia, se han reorganizado los turnos y se han duplicado los equipos en las salas de control primario y de respaldo, además de establecerse sistemas de acceso seguro a distancia para operar desde casa de forma virtual.

 

"La fuerte reducción y la dificultad de prever la demanda de electricidad debido a la situación de emergencia del coronavirus ha provocado un aumento de los requisitos de reserva y de los servicios de regulación de la red. Intentamos responder a estos desafíos de la mejor manera posible, impulsando la flexibilidad de nuestro parque hidroeléctrico, incluso mediante este nuevo sistema de funcionamiento condicionado por la crisis."

-Giovanni Topo, director de Dispatching Centers & Water Planning, EGP Italia

 

En España también se han aplicado los mismos protocolos y se han duplicado la sala de control central eólico-solar de Madrid y la sala de respaldo en Santiago de Compostela.

 

"La inédita situación que estamos atravesando nos ha obligado a aplicar soluciones excepcionales como la duplicación de las salas de control, con el fin de reducir el impacto del coronavirus en nuestras actividades y garantizar la estabilidad del sistema mediante la gestión de las 119 centrales eólicas y solares de España, además de las 100 subestaciones eléctricas asociadas, manteniendo unos altos estándares de eficiencia."

-Belén Herrero Lorente, directora de la sala de control eólica, solar y de biomasa, EGP Iberia

 

En Grecia hemos garantizado el control a distancia y creado salas de control de respaldo desde nuestras viviendas. Esta medida ya se ha aplicado en otras situaciones de emergencia y se ha reproducido con éxito ante la situación creada por el COVID-19.

 

"La situación de emergencia se superpuso a una fase de transición de nuestras salas de control. Los sistemas de respaldo que habíamos creado permitieron transferir las actividades a las viviendas de los operadores, creando centros de control autónomos. Nuestros compañeros están trabajando aún más duro, reforzando la comunicación con los equipos técnicos de Operación y Mantenimiento, con el objetivo de seguir prestando un servicio esencial a la comunidad. Supone toda una satisfacción ver que su esfuerzo ha permitido que hoy estemos preparados para enfrentarnos a un momento tan delicado."

-Taschounidis Timotheos, director de la sala de control, EGP Grecia

 

Un continuo intercambio de información para garantizar un excelente servicio

Cruzando el charco, en Norteamérica las actividades de la sala de control de Enel Green Power no se han detenido en ningún momento. Por ejemplo, en el estado de Nevada, gracias a la sala de control de Fallon seguimos operando tres centrales geotérmicas, dos parques solares y nuestra innovadora central geotérmica de Cove Fort en Sulphurdale, Utah, la primera central de gran tamaño del mundo capaz de integrar con éxito las tecnologías geotérmica e hidroeléctrica.

En la sala de control de la central de Stillwater, los operadores han adoptado excelentes medidas de seguridad, que incluyen la reorganización de los equipos, el distanciamiento social, la desinfección de las zonas comunes y la modificación de los turnos para reducir el número de compañeros operativos, con el fin de contener la propagación del COVID-19 y, al mismo tiempo, garantizar la producción de energía.

 

"A pesar de las dificultades que plantea la situación actual, la sala de control de Stillwater está plantándole cara a este desafío. Los compañeros de la sala de control están mostrando un gran compromiso con la seguridad y la producción de energía y, gracias a las herramientas de comunicación disponibles, están siempre en contacto con las obras."

-Jon Hauptfuhrer, responsable de operaciones de la sala de control de Nevada, Enel Green Power Norteamérica

 

En la sala de control de Andover, Massachusetts, por su parte, gracias a las herramientas digitales desarrolladas antes de la pandemia como un portátil con máquinas virtuales y un software de conexión a distancia, la comunicación entre la sala de control y el equipo en las instalaciones no se ha visto afectada. Los miembros del equipo reciben información diaria de aquellos que trabajan sobre el terreno para garantizar que todos los cambios en la organización del trabajo se tengan en cuenta, manteniendo los altos estándares de calidad.

 

"En estos tiempos difíciles, los compañeros han mostrado una gran determinación, considerando sobre todo la necesidad de completar su trabajo con el mismo nivel de excelencia pero teniendo un tipo de apoyo diferente sobre el terreno."

-Chris Corr, responsable de operaciones de la sala de control, Massachusetts, Enel Green Power Norteamérica

 

Un comportamiento ejemplar en este sentido sigue siendo el de la sala de control de Chile, la única capaz de realizar un seguimiento de las 4 tecnologías simultáneamente gracias a las últimas tecnologías en el ámbito de la automatización, los sistemas de comunicación y la visualización de datos. Desde su inauguración, la sala es capaz de garantizar y respaldar la producción de energía renovable en todo el país en todo momento, las 24 horas del día, los 365 días del año.

Durante esta emergencia sanitaria estamos demostrando una vez más una gran capacidad de resiliencia que nos permite adaptarnos, estar listos y reaccionar con éxito a todos los retos que se nos plantean, garantizando la producción de energía sostenible que las comunidades necesitan ahora más que nunca. 

Este portal contiene cookies analíticos y de elaboración de perfil, propios y de terceros, para enviarte publicidad en línea con tus preferencias. Si quieres saber más o negar algún consenso a los cookies, consulta la política de cookies. Acepta y cierra