EGP presenta su primera máquina marina

Publicado Martes, 29 de noviembre 2016

H24 es la primera máquina de EGP para la producción de energía a partir de las olas del mar. Fabricada por la empresa Pisa 40South Energía, está destinada a aguas poco profundas y se adapta perfectamente al mar Mediterráneo.

Con Enel Green Power la energía llega también del mar. Después de cuatro años de colaboración con la empresa de Pisa 40South Energy, EGP dispone de una nueva máquina marina puede producir energía directamente de las olas del mar Mediterráneo. Se llama H24, nombre debido a su capacidad para aprovechar hasta los más ligeros movimientos de las olas más durante todo el día, y entra en nuestra familia productiva sentando las bases para el desarrollo de una nueva cadena tecnológica de enorme potencial.

Como nos explica Armando Giacomi, responsable de Enel Green Power IBO (Innovation Business Opportunities) Marine Energy, "la máquina H24 utiliza con su WEC (Wave Energy Converter) un modo de conversión muy simple, transformando con un" TEP"( Transmission Electronic and Power) el movimiento rectilíneo alternativo de un elemento móvil accionado por el movimiento de las olas en un movimiento circular capaz de producir electricidad; en otras palabras, para simplificar, H24 transforma en energía eléctrica el empuje de las olas a través del principio de la dinamo, es decir, el mismo que permite a las luces de la bicicleta de iluminarse explotando su mismo movimiento".

En H24, sin embargo, hay mucho más: mucha innovación, versatilidad y potencial de negocio; el PM del proyecto, Andrés De Vicente, nos dice que "en primer lugar el H24 está destinada a aguas poco profundas y se adapta perfectamente a los climas de olas del mar Mediterráneo,  puede ser utilizado fácilmente en pequeñas islas gracias a un tamaño menor que el de otras máquinas marinas (por lo general de 100 kW o más) con sus 50KW intercepta fácilmente las necesidades de las pequeñas islas MISMAS donde el costo de la electricidad es particularmente alto debido a las dificultades del suministro de diesel".

Armando Giacomi reitera que este último aspecto "económico" es crucial porque permite el desarrollo industrial de la tecnología a través de la colocación de las máquinas de esta clase en los nichos de mercado específicos que permiten una prueba remunerada funcional al aumento de tamaño. "Y el aumento en el tamaño y las configuraciones ‘multitep' también adecuados para los climas de olas oceánicas son el verdadero gran reto a medio plazo; crear series de máquinas marinas de decenas de MW sin ocupar el territorio ni alterarlo visualmente es el desafío que nos espera, especialmente en aquellas latitudes donde el recurso es enorme y no de temporada, como Chile y Sudáfrica".

Por lo tanto, tener una primera máquina pequeña permite poder dar un gran paso hacia los posibles beneficios futuros para Enel, que por una parte podrá identificar en la actualidad los sitios de producción más interesantes en los cuales colocar mañana sus instalaciones y, al mismo tiempo, adquirir los conocimientos y las habilidades necesarios para la gestión de máquinas pertenecientes a esta cadena de producción cuando, en un futuro ya no lejano, la tecnología marina será madura y competitiva con otras energías renovables.