El proyecto de telediagnóstico SmartGEO para plantas de energía geotérmica de alta eficiencia energética

Publicado lunes, 1 de octubre

“La innovación aplicada a la gestión y al mantenimiento de las centrales geotérmicas puede ser un ejemplo que se aplique en todas las actividades de EGP”

– Ferdinando Costanzi, PM proyecto SmartGeo Geothermal Line EGP INN

SmartGEO ha sido desarrollado con el apoyo de una región que representa la cuna de la energía geotérmica a nivel mundial, la Toscana, que mediante el programa de financiación europeo POR-FEDER ha sistematizado las inversiones en empresas y centros de investigación en el territorio, contribuyendo con un 25 % de la financiación total, lo que equivale a 3,3 millones de euros.

La participación de EGP en el proyecto ha sido de 1,6 millones de euros.

El proyecto se presentó los días 19 y 20 de septiembre en Zagreb, en el marco del South Eastern Regional Workshop, uno de los encuentros periódicos organizados por la European Technology and Innovation Platform for Smart Networks for Energy Transition (ETIP SNET) durante el que se exponen las investigaciones e innovaciones en el campo de la energía.

El objetivo final de SmartGEO es la reducción de los procesos ineficaces, desde las averías a los pequeños problemas técnicos, aumentando así la capacidad de producción de energía de las centrales.

Telediagnóstico para las Plantas Geotérmicas: cómo funciona SmartGEO

La fase I del proyecto SmartGEO empezó hace casi dos años, en 2017, cuando en la central geotérmica Rancia 2 de Larderello, en Toscana, se instalaron sensores y sistemas en sus componentes más importantes, de los pozos a la red de recogida de vapores, pasando por las bombas de reinyección y los tubos que van hasta los sistemas de limpieza del vapor.

SmartGEO se basa en la integración de tecnologías ya existentes con soluciones de nuevo diseño, tanto en el ámbito de los sensores como del análisis, para recabar y examinar todos los datos de la central.

Gracias a la elaboración de los datos con nuevos e innovadores algoritmos de ingeniería, al aprendizaje automatizado y a las redes bayesianas, con SmartGEO ha sido posible entrar en el corazón de la central de Racia 2 y entender cómo mejorar su mantenimiento e incrementar las prestaciones.

Un componente fundamental del proyecto ha sido el uso de una interfaz gráfica hombre-máquina innovadora, que ha permitido que los operadores identifiquen rápidamente las mejores medidas de corrección.

“La innovación y la digitalización en el campo geotérmico están dirigidas a minimizar los problemas de eficiencia y las intervenciones de mantenimiento no programadas. De esta manera se pueden obtener mejoras considerables en la gestión de las centrales, garantizando el ahorro económico y un menor impacto medioambiental”

– Matteo Galgani, Tecnical Support Enel Green Power

La innovación que llega de la geotermia del territorio

En todas las fases de desarrollo de SmartGEO, una de las contribuciones de mayor relevancia ha llegado de la Scuola Superiore Sant’Anna de Pisa y de la Universidad de Florencia, que gracias a su trabajo han permitido a EGP y a zotros socios industriales crear un producto de gran innovación.

En concreto, la Universidad de Florencia ha creado unos complejos algoritmos de análisis que por primera vez se han aplicado al campo de la energía, abriendo nuevos horizontes en la evaluación del rendimiento de las centrales.

Los investigadores de la Scuola Superiore Sant’Anna han desarrollado nuevos sensores inalámbricos que, basándose en un protocolo específico de Internet, se podrán usar en otros contextos, como las redes inteligentes, la domótica u otros entornos industriales.

Entender y fomentar la planta geotérmica

El uso de herramientas de diagnóstico a distancia permite no solo integrar y simplificar los sistemas de control, automatización y diagnóstico que ya se encuentran presentes en una central, sino que además brinda una magnífica oportunidad para aumentar el rendimiento de una central.

En Rancia 2 está previsto que la aplicación de SmartGEO permita un aumento de la producción de por lo menos 1,5 GWh al año.

En una segunda fase se espera que el modelo se pueda aplicar a otras siete unidades gemelas, con un coste de desarrollo mucho menor y un aumento total de la producción de 12 GWh al año.

En la tercera fase del proyecto, cuando ya se hayan adquirido una mayor experiencia y conocimientos, se podrá diseñar una segunda generación del sistema de diagnóstico a distancia, que se podrá utilizar también en centrales alimentadas por otras fuentes renovables.