• {{currentSearchSuggestions.title}}
  • {{currentSearchSuggestions.title}}
{{navigationCta.name}}

Sistemas de almacenamiento con baterías de litio

La disminución de los precios en la última década ha permitido que se extienda el uso de las baterías de litio en los sistemas de almacenamiento.

{{ item.title }}
{{ item.content }}

La mayoría de los sistemas de almacenamiento que se utilizan en la actualidad en el mundo utilizan baterías de litio. El universo de las baterías de litio se basa en un variado grupo de tecnologías, en el que el hilo conductor para acumular energía es el uso de iones de litio, unas partículas con carga positiva libre que pueden reaccionar fácilmente con otros elementos.
 

Funcionamiento y características

La operación de carga y descarga de las baterías de litio, cuya estructura consiste en un electrodo positivo (cátodo de litio) y un electrodo negativo (formado por un ánodo de carbono), se logra mediante reacciones químicas que permiten acumular y devolver la energía, en este caso generada por las centrales renovables. Las baterías de litio tienen características tecnológicas muy interesantes para las aplicaciones energéticas, como la modularidad, la alta densidad de energía y la alta eficiencia de carga y descarga, que puede superar el 90 % en un solo módulo.

La tecnología basada en el níquel, el manganeso y el cobalto (NMC) ha experimentado toda una revolución en los últimos años en cuanto al aumento de la producción y la disminución de los precios, que, según datos de Bloomberg, se redujo en un 85 % entre 2010 y 2018.
 

El futuro del litio

La dificultad, debida entre otros aspectos a cuestiones sociopolíticas, para encontrar algunos materiales, sobre todo el cobalto, está empujando a los investigadores a probar soluciones innovadoras, en las que el porcentaje de cobalto es cada vez menor o en las que el litio puede funcionar en combinación con otros elementos más fáciles de encontrar, como el silicio o incluso el oxígeno.

Además, se presta cada vez más atención a la gestión del final de la vida útil mediante el estudio de procesos que permitan «cerrar» el ciclo de producción mejorando el reciclaje de los materiales más delicados. Según datos de la Global Battery Alliance, de aquí a 2030, 11 millones de toneladas de baterías de iones de litio llegarán al final de su vida útil. También se están estudiando varias posibilidades para aprovechar las baterías de litio (por ejemplo, las de los vehículos eléctricos) para una posible integración en los sistemas de almacenamiento de las centrales renovables o para prestar servicios a la red eléctrica, creando así un proceso de economía circular.

Sistemas de almacenamiento con baterías de flujo

Las baterías de flujo son una de las soluciones más adecuadas en las que se está trabajando de cara al futuro de los sistemas de almacenamiento conectados a las energías renovables.

Descubre más

Más allá del litio. El almacenamiento del futuro

Pensar a diario en el futuro es imprescindible para los sistemas de almacenamiento. Del aire comprimido a la energía térmica, he aquí todas las tecnologías para los sistemas de almacenamiento en los próximos años.

Descubre más
Esta página web utiliza sus propias cookies de análisis y creación de perfiles, así como las de terceros, para enviarte publicidad de acuerdo con tus preferencias. Al cerrar este banner, desplazarte por esta página, hacer clic en un enlace o navegar de cualquier otro modo, aceptas el uso de las cookies. Si quieres recibir más información o denegar el consentimiento para todas o algunas cookies, consulta la política de cookies. Aceptar y cerrar