Enel Green Power México: acuerdos de colaboración con la Universidad autónoma de Chapingo

Publicado Viernes, 16 diciembre 2016

La alianza se enfoca en la Colaboración en Investigación y Transferencia de Tecnología para impulsar proyectos experimentales agropecuarios y sustentables. El objetivo principal es promover prácticas y técnicas orientadas a mejorar la productividad de las comunidades aledañas a las plantas eólicas de Enel Green Power en los municipios de Ojuelos en Jalisco, así como Mazapil y Villa de Cos, en Zacatecas.

Enel Green Power México (EGPM) y la Universidad Autónoma Chapingo (UACH) firmaron dos acuerdos de Colaboración en Investigación y Transferencia de Tecnología para impulsar proyectos de desarrollo comunitario y sustentabilidad.

El objetivo es fortalecer las capacidades y beneficiar a los grupos productivos de la comunidad de Chinampas, en el municipio de Ojuelos, en Jalisco, así como de las comunidades Majoma y Primero de Mayo, en los municipios de Mazapil y Villa de Cos en Zacatecas; estados donde la compañía opera dos plantas eólicas: Palo Alto de 129 MW y Vientos del Altiplano de 100 MW, respectivamente.

“Para nosotros es fundamental invertir en la Creación de Valor Compartido en las comunidades donde operamos mediante iniciativas que impulsen el desarrollo y crecimiento local bajo un enfoque sostenible tanto en el aspecto medioambiental como en lo socio-económico”

– Paolo Romanacci, responsable de Energías Renovables para Centroamérica de Enel y director general de EGP México

El primer convenio, relacionado con la región donde se localiza el parque eólico Vientos del Altiplano, considera un Plan de Manejo Integral, sobre la recuperación e identificación de nuevas áreas para el crecimiento de pastos ganaderos, así como el manejo de agua de lluvia por escorrentías.  Se establecerán seis parcelas experimentales, donde se realizarán cultivos como alternativa económica de las familias locales. Además, en una intervención directa con la comunidad se crearán seis huertos escolares para plantas medicinales, hortalizas y productos no convencionales para buscar nuevas oportunidades de mercado y autosuficiencia alimentaria; además de animales de traspatio como gallinas y conejos.

Actualmente en la región de Vientos del Altiplano, la disponibilidad del agua es un factor crítico para el desarrollo de la agricultura; dado que el agua disponible contiene altos niveles de salinidad, un estudio de análisis del agostadero permitirá identificar el tratamiento de aguas salinas con el fin de pasar de una agricultura de temporal hacia una de riego, lo que dará como resultado desarrollar hasta tres ciclos de producción anual para algunos cultivos.

El segundo convenio, relacionado con la región donde se ubica el parque eólico Palo Alto, tiene la finalidad de fortalecer el acceso a técnicas y conocimientos productivos en diferentes estratos de la población. Se busca generar un espacio de creación de valor con potencial agropecuario para su consumo y comercialización local y regional.

Para desarrollar los proyectos se establecerán cinco parcelas experimentales y cinco huertos escolares donde participarán mujeres, jóvenes y niños, que recibirán capacitación teórica y práctica. Se evaluarán cultivos, densidades de siembra, semillas, manejo orgánico y convencional, con el fin de despertar el interés de los jóvenes en retomar las actividades productivas, con nuevas tecnologías y técnicas para la producción, que generen valor y permitan abastecer las necesidades locales de alimentación mediante la comercialización de los productos.

En la comunidad de Chinampas existe la disponibilidad de agua a lo largo del año, sin embargo, el grueso de la producción se realiza durante el periodo de lluvias; el proyecto plantea la generación de capacidades y transferencia de tecnologías para proporcionar opciones productivas que usen el agua disponible de forma eficiente en cultivos de riego.

Los convenios se inscriben en el marco del programa social “Semillas para la innovación” de EGPM para impulsar iniciativas que generan conocimiento y permiten el uso sustentable de los recursos naturales y la creación de actividades productivas. Para Enel, la sustentabilidad es un factor clave presente en todos los aspectos del negocio. El modelo de Creación de Valor Compartido forma parte de los pilares estratégicos de la compañía con la premisa de buscar oportunidades de negocio dentro de la solución de problemas sociales bajo un beneficio y compromiso constante con las comunidades donde opera.