El renacimiento de la energía solar italiana

Publicado viernes, 22 de junio 2018

“El parque fotovoltaico italiano cubre a día de hoy el 7,7 % de la demanda energética nacional, con una capacidad instalada cercana a los 20 GW y una edad media de 8/10 años, que desciende a los 6 para las instalaciones de utility scale.”

Para impulsar el desarrollo y el progreso de la energía fotovoltaica en Italia, el 13 de junio se reunieron varios operadores energéticos e instituciones en la sede del Gestor de Servicios Energéticos (GSE), la empresa pública de promoción de energías renovables, para firmar la «Carta para el impulso sostenible de la energía fotovoltaica», un documento que establece los principios que se deben seguir para la renovación de las instalaciones solares italianas. 

“Enel Green Power, uno de los principales firmantes de la Carta, acompaña a las instituciones para impulsar un renacimiento de la energía solar en Italia y la modernización de las instalaciones para que cumplan con los estándares de eficiencia más elevados.”

Junto con esa «Carta para el impulso sostenible de la energía fotovoltaica», se presentaron los resultados del estudio realizado por Althesys, Enel Foundation y GSE que analiza las condiciones para impulsar la energía solar, subrayando las ventajas que puede suponer para el sistema italiano.

Objetivo 2030

La SEN atribuye un papel clave a la energía fotovoltaica, que de aquí a 2030 se convertirá en la principal fuente renovable en Italia, superando con creces a la energía hidroeléctrica. 

Según los objetivos del gobierno italiano, a finales de la próxima década la capacidad fotovoltaica instalada se multiplicará por tres, llegando a los casi 60 GW, con una producción de 72 TWh.

Un crecimiento tan vertiginoso que llegará gracias a la renovación de las instalaciones actuales y a la construcción de nuevos parques, sobre todo de tamaño utility scale, con una potencia superior a los 0,8 MW. 

“A pesar de que representen únicamente un 0,8 % del total, los parques utility scale representan el 44 % de la capacidad total y el 50 % de la producción.”

Según los resultados del estudio Althesys, la renovación —revamping y repowering— del parque fotovoltaico utility scale italiano tiene un coste estimado de unos 250 millones de euros, y aportará una mayor potencia que se prevé alcance los 6.500 MW aproximadamente.

El gran aumento de la capacidad instalada italiana llegará sin embargo de la mano de las nuevas instalaciones que se construirán en el marco de los 175.000 millones de euros de inversiones totales previstos por la SEN.

“La energía fotovoltaica es el eje de los objetivos de descarbonización para 2030 y por lo tanto deberá desarrollarse tanto en grandes instalaciones como en la generación distribuida. Hay que revisar el parque fotovoltaico italiano, recuperando la producción perdida debido a la decadencia tecnológica e invirtiendo en nuevas instalaciones.”

– Alessandro Marangoni, director ejecutivo de Althesys y coordinador de la investigación

La sostenibilidad crea riqueza

Gracias a los beneficios económicos y medioambientales que la energía solar aporta, la renovación y el desarrollo del parque fotovoltaico supone una gran ocasión para toda Italia. 

Según el estudio Althesys, el impulso de la energía fotovoltaica generará 11.000 millones de euros de impacto económico, así como la creación de casi 20.000 nuevos puestos de trabajo.

Por otra parte, los beneficios serán también considerables para el medio ambiente, teniendo en cuenta que la mayor capacidad instalada supondrá una reducción de las emisiones de 12,8 millones de toneladas equivalentes de CO2.

“Otras ventajas llegarán también del desarrollo del sector de la gestión y de la recuperación de los materiales, que crearán un ahorro en el coste de las materias primas, nuevas ocasiones de empleo y una mayor reducción de las emisiones.”

Desarrollo sostenible, reducción de las emisiones y beneficios para el empleo. En Italia, el renacimiento de la energía solar ya está llamando a la puerta.